Las aguas que vienen: regadío, abastecimiento y saneamiento

Parece que las cuestiones relacionadas con el agua, y no me refiero a las fuertes precipitaciones de estas pasadas semanas, cobran especial actualidad en Valdegovía.

Finalmente, y con algún retraso, avanzan las obras de ampliación del regadío hasta Fresneda y Osma. Seguro que sería una buena noticia si realmente se aprovechara para diversificar los cultivos y mejorar su eficiencia. Pero ¿realmente es así?

En un anterior artículo publicado en el Eco de Valdegovía comentaba que el volumen de inversión en el regadío era impactante. Supone invertir 20.000 € por hectárea. Más que el propio valor de los terrenos. Muchos, quizás desconozcan el dato de que las administraciones públicas han aportado el 90% de esa inversión, mientras que los propietarios de los terrenos lo han hecho en un 10%. ¿Se justifica una inversión de este tamaño? ¿Se justifica que la inversión pública beneficie a un sector tan pequeño de la sociedad?

Ya han pasado unos años desde que el regadío llegó a Valdegovía y es fácil apreciar el escaso impacto que ha tenido en la diversificación de los cultivos. Si nos fijamos en este verano, sin ir más lejos, a excepción de algunas hectáreas de patatas -las mismas de siempre-  hemos visto  los habituales cultivos de secano basados en cereal, y este año, el colorista girasol.  ¡Es sorprendente que nos gastemos un potosí para dedicarnos a plantar girasol!. Supongo que son cosas de la PAC y sus números, pero lo cierto, es que hemos construido una infraestructura para no usarla; recuerda a los aeropuertos vacíos y los AVEs sin viajeros. No regar supone no diversificar, no atraer inversiones y no aportar al mantenimiento común de la infraestructura cuyos gastos debería ser sufragados por todos los regantes.

¿Cambiará esta situación en el futuro? Soy pesimista a la vista de la experiencia de estos años. Quizás la única esperanza pasa por la explotación de tomates que se está impulsando en Tuesta y que supongo hará uso de la infraestructura de regadío de forma más intensiva. Está explotación puede que aporte cierto dinamismo al sector primario en Valdegovía y contribuya a estabilizar población en nuestro valle. Eso deseamos.

Decía que el agua es protagonista: y lo es también en referencia al abastecimiento de agua potable en nuestros pueblos. El abastecimiento de agua no es cuestión menor, no solo poque el agua es un bien esencial que debe garantizarse sino porque tiene implicaciones de control sanitario importantes: requiere de controles, tratamientos, cloración, bombeos… y lo sorprendente es que la competencia de este servicio siga en manos de las juntas administrativas. Juntas que ni tienen los recursos ni los medios para gestionar este servicio y que afrontan su provisión con un presupuesto y con unos recursos escasos. Al final, acabamos dejando la responsabilidad del agua de nuestras casas en manos de presidentes y vocales de las juntas administrativas que gestionan con buena voluntad, pero sin los recursos ni los medios adecuados. Desde hace años se anunció la creación de un consorcio de aguas comarcal o provincial que asumiera y profesionalizara el servicio. Pues bien, duerme el sueño de los justos, sin que ninguna de las administraciones que deberían impulsarlo – Cuadrilla o Diputación- parezcan interesados en su impulso.

Y para terminar las referencias el agua, pasamos al saneamiento. En esta ocasión tenemos una instalación en Espejo a la que vierten aguas residuales muy pocos pueblos. Y, de nuevo, son las juntas administrativas, las que tienen que asumir este servicio con los escasos medios con que cuentan. La mayoría de los pueblos basan el tratamiento de las aguas en primitivos sistemas de depuración biológica con el consiguiente riesgo de verter aguas sin tratar a los ríos, exponiéndose a sanciones por parte de Ura y a deteriorar el medioambiente. ¿Para cuándo vamos a conectar todos los pueblos con la depuradora de Espejo? Otro servicio que se pretendía consorcial comarcalmente y que ha quedado en el olvido. Y una pena no haber aprovechado la obra del regadío para hacer la instalación necesaria al mismo tiempo, aprovechando sinergias y reduciendo costos.

En fin… cuestiones para el debate en un invierno -en esto seguro coincidimos- pasado por agua.

 

Artículo publñicado en el Eco de Valdegovia nº 62

 

  • Sábado
    11 / 22 ºC
  • Intervalos NubososDomingo
    9 / 23 ºC
  • Lunes
    9 / 23 ºC




Actualidad Añana


© 2012 Turismo en Añana - Álava · Mapa web   · Condiciones de contratación   · Localización y contacto